ImgsEntradas3

 

Buenas razones por las que escapar cuanto antes de una empresa zombi

 

Me sucede con frecuencia en muchas de las conversaciones con mis amigos sobre casi cualquier empresa actual que acabamos concluyendo que el modelo de empresa tradicional está agonizante. Muchas empresas, al igual que tantas universidades que están muertas, son organizaciones basadas en el modelo de la revolución industrial del siglo XIX, anacrónico y obsoleto.

En este mundo actual del impacto, la instantaneidad, la información, la comunicación, las tecnologías, la disrupción, la creatividad y la cooperación frente a la competitividad, este tipo de organizaciones ancladas en modelos pasados están muertas y no lo saben, viven limitadas en sus creencias y bajo direcciones agónicas que no saben por dónde les viene. El cambio es imparable y el que no lo anticipe y se renueve, desaparece.

Esta tragedia varía mucho dependiendo del sector. No es igual el sector de las infraestructuras o la banca tradicional, que el del retail y consumo o las tecnológicas con letras de colores.
Sectores más innovadores y cambiantes frente a sectores tradicionales que no permiten mucho margen a la creatividad y la innovación.
Sectores boyantes y que ganan, y sectores desolados que pierden. Cuanto más monolítico e inmóvil sea tu sector, más dolorosa es la toma de conciencia de la realidad en la que te mueves. Si te fijas con atención, resulta muy revelador por qué las empresas tradicionales han evolucionado a lo que son, su auge y caída, y las que no se transforman están condenadas a desaparecer.

 

“Las empresas no son organizaciones de beneficencia que contratan trabajadores para realizar actos caritativos”.

– Paul Samuelson

 

La crisis de la empresa tradicional necesita de alternativas de transformación que ni siquiera han sido inventadas. Por eso nos encontramos con organizaciones funcionando con los frenos puestos bajo líderes sin dirección o una dirección sin liderazgo que es aún peor. Directivos desorientados ante un nivel de exigencia desconocido hasta ahora.

 

¿Estás en una empresa zombi?

Las empresas zombis son fáciles de reconocer, con sus estructuras piramidales, su gestión del miedo y del ordeno y mando, y esa emocionalidad atenazada que degenera en una estructura de empresa lenta e ineficaz, que distorsiona sus procesos de trabajo y negocio, cara y poco competitiva, como tantas estructuras obsoletas y decadentes que seguro te son familiares.

Espero que no estés identificando estas características en tu empresa, y si es así, enhorabuena, ya tienes un buen motivo para crecer y evolucionar, seguir tu talento y dedicarte a lo que apasiona cuanto antes. Como todo ser humano has evolucionado y te has adaptado a preservar aquello que tienes, y probablemente tu miedo a perder lo conseguido sea mayor que tu ambición a conseguir algo mejor.

 

“Si la gente viene al trabajo entusiasmada, si cometen errores con libertad y sin miedo, si se divierten, si se concentran en hacer cosas en lugar de preparar informes y acudir a reuniones, entonces, en algún lugar, tiene líderes”.

– Robert Townsend

 

Hay cuatro razones principales que zombifican o matan a empresas y organizaciones que no se transforman:

1. La globalización de los mercados
2. El efecto de las nuevas tecnologías
3. La aceleración del cambio
4. El incremento de la competitividad

El trabajo rutinario es más fácilmente sustituible por tecnología que el trabajo creativo, y lo mismo sucede en empresas, organizaciones e individuos. En entornos cambiantes, acelerados y competitivos, será determinante tu visión creativa para seguir generando valor y garantizar tu supervivencia. Y eso debes de aplicártelo tanto a ti como individuo como a tu organización.

 

“La empresa solo tiene una responsabilidad social: usar su energía y recursos para actividades que aumenten sus utilidades, siempre y cuando respete las reglas del juego, y se dedique a una competencia franca y libre, sin fraudes ni engaños”.

– Milton Friedman

 

¿Es tu momento de escapar?

Si crees que estás en una zombiempresa y eres lo suficientemente valiente como para deshacerte del factor miedo, tendrás ante ti un reto fantástico para desarrollar y alcanzar tu independencia como individuo.

En las organizaciones que sobrevivan, la gestión de la confianza acabará venciendo a la gestión del miedo, y la colaboración ganará a la competitividad como garantía de supervivencia de cualquier empresa.

La comunicación, la creatividad y la asertividad han de inspirar a líderes y trabajadores como tú que pretendan guiar a las organizaciones ante este nuevo paradigma mundial. Ese es el camino para las empresas y líderes del futuro, y espero que sea el tuyo también.

Si después de leer esto eres consciente de que estás en una zombiempresa, es tu responsabilidad tomar decisiones para cambiar las cosas, dar el paso para planificar tu cambio, atreverte a identificar tu talento, validar tu idea de negocio y pasar a la acción cuanto antes.

 

Frente a esta epidemia de insatisfacción profesional en empresas agonizantes, es tu decisión elegir entre la estabilidad vulnerable de un trabajo transitorio o seguir tu talento e impactar en los demás dedicándote a lo que más te gusta.