La transición entre etapas profesionales

Todos tenemos 2 etapas en nuestra vida profesional, una primera parte donde aprendemos y exploramos posibilidades, nos equivocamos mucho y todo consiste en una prueba-error continua, y una segunda parte donde finalmente empezamos a disfrutar trabajando con nuestro talento, lo que nos gusta y se nos da bien, una etapa de claridad, propósito, contribución y disfrute.

Y eso significa trabajar libremente y sentir que lo que haces tiene sentido y aporta valor a los demás.

A algunos les lleva unos cuantos años, y a otros les lleva una vida entera.

La clave es saber detectar la transición entre ambas etapas, pues hay profesionales que se pasan la vida en la primera y se jubilan sin probar la segunda.

Y esa evolución profesional es un hito que nos llega a todos en algún momento y que debemos saber identificar si no queremos acabar bloqueados y frustrados en nuestra carrera.

En mi caso tuve que buscar, explorar y probar durante más de 15 años hasta que empecé a ver la luz de lo que quería hacer con mi vida, en grande, mi contribución al mundo, mi legado.

Llegar a ese punto no es sencillo, hace falta un grado importante de autoconocimiento para acercarte a tu propósito de vida.

Pero el proceso para llegar a la congruencia y tomar la decisión de saltar del barco no es fácil, nos da miedo y solemos estar atrofiados después de años zombificados en entornos corporativos.

Créeme que te entiendo, he pasado por eso, dejar un trabajo que no te suma pero que te asegura una nómina no es fácil, suena a frivolidad con la que está cayendo, nadie te entiende y el contexto social no ayuda, sin embargo antes o después debes de ser congruente contigo mismo.

Las 5 claves para gestionar tu cambio profesional

Para la búsqueda de esa congruencia te he seleccionado las 5 claves que a mi me han funcionado ante situaciones laborales de cambio:

  1. Sé tú mismo, la autenticidad es lo primero. Si lo que haces cada día no va contigo, es una señal que volverá una y otra vez hasta que le hagas caso.
  2. Alinea todo lo que hagas con tu propósito. Todo ha de ir en una dirección, es tu brújula para cuando te desvies del camino. Son muchos los objetos brillantes que te van a distraer, pero tu propósito siempre te va a marcar el rumbo.
  3. Gestiona tus expectativas, todo lleva su tiempo, y nada sucede de un día para otro. Las expectativas generan una brecha de frustración entre lo que realmente sucede y lo que tú querías que sucediera.Todo está en equilibrio tal como es, acéptalo y relájate.
  4. Potencia tu zona de genialidad, lo que te hace único, sólo tú lo sabes, ya eres un experto anónimo en tu tema, descubrelo y ponlo en valor cuanto antes, atiende tus fortalezas y olvídate de tus debilidades, céntrate en lo que sí tienes y no te obsesiones con lo que no tienes.
  5. Planifica menos y ejecuta más. Nos pasamos la vida planificando trivialidades y nos olvidamos de ejecutar lo más importante. Ante la duda, simplemente hazlo, eso es lo más prudente.

Y una vez que alcances congruencia y claridad, necesitarás una hoja de ruta para construir un plan B antes de dejar tu trabajo.

No, el Plan B no es buscar otro trabajo gris aunque la nueva empresa tenga letras de colores. El plan B es crear tu propia forma de vida, vendiendo tu talento, lo que mejor sabes hacer, ayudando a otras personas que te van a pagar por ello, ese va a ser tu negocio del conocimiento.

Un negocio paralelo, simultáneo a tu puesto actual y que refuerce tu marca personal para que seas tú cuando tú quieras el que tome la decisión de dejar ese trabajo que ya no te motiva y no sean circunstancias que no controlas las que te obliguen a quedarse colgado de la brocha.

Lo que yo llamo ser emprendedor 20% dedicando 2 horas al día, todos los días de forma sostenida a ese plan B hasta tenerlo lo suficientemente maduro y consolidado para dar el salto de dejar ese trabajo gris que ya no te aporta nada más que un sueldo.

Los 3 pasos para tu Plan B

Y ese Plan B pasa por alinear 3 conceptos que te van a permitir poner en valor toda tu experiencia acumulada y empezar a vender tu conocimiento cuanto antes.

  1. Primero ordena y estructura toda tu experiencia y conocimiento acumulado, ese va a ser tu tema, del que ya eres experto aunque aún no lo creas. Piensa en toda tu carrera profesional, tus trabajos, clientes, relaciones y formaciones , todos los libros que has leído. Todo eso va a ser tu tema, extrae de ahí lo que más te motiva de lo que más sabes y que podrías hacer de forma desinteresada.
  2. Después, una vez que tengas definido tu tema, le vas a dar forma de un servicio que aporte valor a los demás, resolviendo problemas reales de personas reales, con tu conocimiento, esa va a ser tu propuesta de valor.
  3. Y por último, una vez que hayas validado tu propuesta, la podrás transformar en tu negocio del conocimiento, un plan B profesional real que incluso puedes simultanear con tu trabajo actual, o bien dedicarte a él al 100%.

Pues bien, ese el mi plan para ser emprendedor 20%, construir un negocio consciente basado en tu conocimiento, con un proyecto de vida detrás, un objetivo superior, mucho más grande que ganar dinero, alineado con tu propósito y valores, con tu contribución al mundo y el legado que quieres dejar a los que te rodean.

¿Necesitas ayuda para empezar?

Ahora te toca a ti

Para ayudarte a conseguirlo he preparado esta masterclass gratuita donde te voy a contar los pasos que necesitas dar en tu transición de carrera.

En esta clase intensa y directa a lo esencial aprenderás 3 cosas:

  1. Las claves para transformar tu carrera y encontrar tu zona de influencia
  2. El sistema para convertirte en emprendedor del conocimiento
  3. El método que te va a generar clientes de forma constante

El objetivo es ayudarte a crear tu plan B profesional y lanzar tu negocio del conocimiento cuanto antes, para que refuerces tu carrera y te vendas como el experto que ya eres en tu tema.

Nos vemos en la masterclass.

 

Share via
Copy link
Powered by Social Snap